La Moneda Virtual : La historia de los predecesores de Bitcoin

Para entender las criptomonedas, primero hay que entender la historia de la moneda virtual. La moneda virtual, o moneda digital, difiere de la moneda fiduciaria tradicional en que no hay una representación física que acompañe a cada unidad de valor. Mucho antes del boom de las criptomonedas en 2017, estuvieron los pioneros del dinero electrónico.

Esos primeros librepensadores financieros dieron forma al mercado y prepararon al mundo para la digitalización de la economía. Avanzando rápidamente al mercado criptográfico actual, y gracias a la eficiencia de la tecnología de blockchain, ahora se ve que el dinero digital experimenta una mayor adopción a nivel mundial.

Moneda virtual antes de Bitcoin

Moneda virtual antes de Bitcoin

En los últimos veinte años, los sistemas de pago de moneda virtual han florecido. Estos sistemas existían mucho antes de que la avanzada tecnología de cadenas de bloques de hoy en día hiciera monedas virtuales, como Bitcoin, un nombre muy conocido.

Las monedas virtuales no se consideran moneda de uso legal en la mayoría de los países por muchas razones, principalmente por que los gobiernos no emiten estas monedas. Las monedas virtuales son emitidas por los desarrolladores de la plataforma. Hoy en día, hay muchas maneras en que las empresas liberan monedas virtuales. Antes de las criptomonedas, los bonos eran la forma más popular de emitir una moneda digital.

Problemas con las primeras monedas virtuales

El problema con las primeras monedas virtuales era que eran demasiado susceptibles de ser atacadas por hackers o estafadores. Además, la falta de cualquier forma de respaldo material dejó a muchos negocios dudando del verdadero valor detrás de estos conceptos. Recuerden, esto fue 20 años antes del surgimiento de la tecnología de blockchain. Mucha gente ni siquiera tenía una computadora en ese momento.

Holanda, 1980

Uno de los primeros ejemplos de un intento de crear una moneda digital viene de los Países Bajos a finales de los años ochenta. Los dueños de las gasolineras estaban hartos de que sus negocios fueran robados. El problema se agravó tanto que alguien decidió que sería más seguro encontrar una forma de colocar el dinero en tarjetas inteligentes. Los propietarios de las empresas de transporte podían cargar estas tarjetas y dárselas a sus conductores. Los conductores usarían las tarjetas en las gasolineras participantes.

Flooz.com

Otro ejemplo de uso de monedas virtuales, antes de las criptomonedas, es la moneda de Internet Flooz. Flooz.com emitió estas monedas virtuales en 1998 como parte de una campaña de marketing. Cada Flooz equivalía a un dólar en valor.

Los usuarios recibían monedas de Flooz por las compras realizadas en el sitio web de Flooz.com. Después ellos podían usar sus Flooz para comprar más productos en el sitio, o podían tomar sus ganancias de bonificación y comprar productos con otros negocios participantes.

El concepto fue muy avanzado para su tiempo, y a pesar de una campaña publicitaria multimillonaria, Flooz nunca alcanzó el nivel de adopción necesario para sostener el proyecto. La plataforma también sufrió grandes pérdidas después de que piratas informáticos rusos y filipinos en conjunto hicieran compras utilizando tarjetas de crédito robadas. La empresa ya ha desaparecido, pero la inspiración de su proyecto sigue viva en las monedas digitales de hoy en día.

Efectivo a ciegas (Blinded cash)

En 1981, un criptógrafo estadounidense llamado David Chaum publicó su ahora famoso artículo titulado Untraceable Electronic Mail, Return Addresses, and Digital Pseudonyms. Chaum describió un sistema de moneda digital anónimo. En 1989, Chaum desarrolló su protocolo con una moneda virtual en funcionamiento conocida como DigiCash.

El protocolo fue revolucionario e introdujo al mundo el concepto de las firmas ciegas. Las firmas ciegas disfrazan el contenido de un mensaje y utilizan una combinación de una contraseña pública y privada para verificar la validez de los participantes. Hoy en día, este concepto se utiliza en las principales criptomonedas en forma de claves públicas.

B-Money

Una década después de que DigiCash entrara en el mercado, un desarrollador con el nombre de Wei Dai hizo olas en la comunidad de las criptomonedas después de publicar un artículo llamado “B-Money Anonymous, Distributed Electronic Cash System”. Este concepto de moneda virtual utilizaba una red descentralizada, que incluía capacidades de envío privado y contratos de aplicación automática. Aunque los aspectos técnicos de esta moneda virtual estaban lejos de la tecnología de blockchain, y el proyecto nunca cobró suficiente impulso como para alzar el vuelo, el concepto influyó enormemente en el futuro de las criptomonedas.

Bit Gold

El veterano defensor de las monedas virtuales, Nick Szabo, fue pionero en el sistema de proof-of-work utilizado hoy en día por criptomonedas como Bitcoin con su protocolo Bit Gold. Bit Gold ayudó a cimentar el concepto de una red descentralizada y la eliminación de los sistemas de verificación de terceros. Satoshi tomó prestados muchos de los conceptos de Bit Gold. Tanto así, que mucha gente creía que Satoshi Nakamoto era Nick Szabo. Se necesitó una negación pública por parte de Szabo para finalmente convencer a la gente de lo contrario.

HashCash

Muchos entusiastas de la criptografía consideran que HashCash es la inspiración directa de Bitcoin. HashCash fue introducido en 1997 por el criptógrafo Adam Beck. Beck incorporó un protocolo de proof-of-work para verificar la validez de una transacción. El protocolo de proof-of-work de HashCash se utilizó anteriormente como una técnica de reducción de spam antes de ser adaptado en las monedas virtuales. El concepto impactó a Nakamoto hasta el punto de que cita a Beck en el libro blanco de Bitcoin (Bitcoin white paper). Sin embargo, HashCash perdió relevancia después de sufrir problemas de escalabilidad debido al aumento en la congestión de la red.

Bitcoin y las maravillas de Blockchain

Satoshi Nakamoto, el creador anónimo de Bitcoin, etiqueta la criptomoneda más exitosa del mundo como “un sistema de dinero electrónico de igual a igual”. A diferencia de las monedas virtuales antes de Bitcoin, Satoshi tenía el respaldo de una nueva y poderosa tecnología, el blockchain.

La tecnología Blockchain almacena la información por duplicado en una vasta red de computadoras. Antes de cualquier cambio en el blockchain el 51% de los nodos deben estar de acuerdo en la validez de la cadena. Este proceso de validación hace referencia a los bloques anteriores. La cadena de transacciones verificable más larga sigue siendo la cadena válida. De esta manera, la tecnología de blockchain elimina la necesidad de sistemas de verificación de terceros, como los bancos.

Ventajas de las monedas virtuales

El advenimiento de la tecnología de blockchain aumentó significativamente los beneficios de las monedas virtuales. Los usuarios pueden transferir criptomonedas en un tiempo casi instantáneo, y a una tasa mucho más barata que los métodos tradicionales de transferencia de dinero global. Las criptodivisas eliminan la necesidad de sistemas de verificación, lo que le ahorra mucho tiempo.

Para poner en perspectiva el nivel de ahorro experimentado por los usuarios de criptomonedas, sólo observa los métodos tradicionales de transferencia de dinero internacional. Hoy en día, sus fondos requieren la verificación de potencialmente treinta y seis diferentes organizaciones de terceros cuando se envían a nivel mundial. Y cada organización cobra una tarifa por sus servicios.

La moneda virtual está aquí para quedarse

Ahora, el mundo tiene múltiples opciones de moneda virtual legítimas para considerar. Estas monedas digitales continúan dando forma a la economía del futuro. Hoy en día, las monedas virtuales son más comunes que nunca, y por primera vez en la historia, el dinero digital recibe el reconocimiento de las empresas financieras tradicionales.

Compartir:
Leave a Reply

Your email address will not be published.